Aquí aplica la Ley de Herodes: o te chingas o te jodes

A